Ite inflammate omnia

by P. Cristóbal Fones, SJ

/
1.
Sin miedo 03:48
Brilla en los ojos un fuego que arde y despierta una llama en mi corazón. Nueva es la paz y mayor la alegría; los mismos colores, mas otro el sabor; es lo eterno que viene de ti, es lo eterno que viene de ti. Hoy dejo atrás esa vida de siempre, me pongo en camino, me ordeno hacia el fin. El amor me llama, conozco el deseo aunque pesa en mi vida el honor. Me hago más libre en busca de ti, me hago más libre en busca de ti. Sin miedo abrazo y sigo tus pasos, busco el camino, voy peregrino. Sin miedo me confío en tu gracia, me pongo en marcha, tu amor me basta. Sin miedo abrazo, sigo tus pasos, busco el camino, voy peregrino. Sin miedo me confío en tu gracia, me pongo en marcha, tu amor me acompañará. Este camino, al igual que otros muchos, exige la lucha, no excluye el dolor. Caben mis rodeos y mis pies cansados, también esas voces que me hacen dudar. Pero en mis noches, me aferro de ti, pero en mis noches, me aferro de ti. Veo más claro: he de estar vigilante a los vientos que en guerra se enfrentan en mí. Luces, señales, banderas opuestas, ofertas de gloria y prestigio fugaz. No me acobardo, elijo a mi Rey, no me acobardo, elijo a mi Rey.
2.
Mar de Dios 02:21
Mar de Dios, mar de encuentro, mar de fondo que ahoga mis miedos; mar de vida, no mar de muerte, mar de Dios, mar de encuentro. Mar de mares, de azul e inmenso mar de sales, de vida y puerto. Mar de Dios, mar de encuentro, mar de fuego, de fiesta y sueños. Mar de amor, no mar de quiebros; mar de Dios, mar de encuentro. Mar de Dios, mar de encuentro, mar de fondo que ahoga mis miedos; mar de vida, no mar de muerte, mar de Dios, mar de encuentro.
3.
El mundo está triste, herido y sangrando, todo parece acabar. Ya no hay más esperanza, no se ve una sonrisa, una flor, algún cantar. Mas cuando el brillo del día irrumpe en las nubes viene un sueño feliz, el despertar. Cuando los lazos de amor me abrazan, me conducen a Dios yo siento en mi la esperanza que me eleva y me pone de pie. Y es cuando me abro a su fuerza que todo lo puede… dejo atrás el temor, me pongo a andar. Hay que dejar que lo nuevo despierte, soltar la ilusión que nos engaña, encandila, brilla, explota como pompas de jabón. Y armarse de nuevas certezas, amarse con toda ternura, y entregarse al amor que sólo Dios sabe dar. Y armarse de nuevas certezas, amarse con toda ternura, y entregarse al amor que sólo Dios sabe dar. Cuando encontramos el mismo camino nace el pueblo de Dios, que de noche va peregrino, cantando con fe. Y nada detiene el deseo de ir paso a paso buscando al Señor, el reino de Dios.
4.
¿Quién es el que vieron pasar? ¿qué vieron en él? Vimos a un niño escondido en su dolor, escapando de balas, lejos de su hogar; Era humano, era hermano. Vimos a un hombre extenuado al caminar, triste en su mirar, solo y sin hogar. Era humano, era hermano. A una mujer por sus hijos trabajando, retenida, ilegal por soñar un hogar. Era humana, era hermana. Vimos a un Pueblo revestido ante su Dios, encontrando un hogar tras su largo andar. Eras tú, Cristo, que llamabas. ¿Qué hicieron al verme pasar? ¿Qué hicieron por mí? Fuimos hermanos junto al niño y la mujer; junto al hombre caminamos a tu hogar donde hay paz, donde tú estás. Entre ustedes estoy yo.
5.
Cantaré por siempre tu bondad, Señor, y celebraré tu abrazo creador, pues tu fidelidad es un canto a la vida; tu perdón, la melodía de tu amor. Despertar cada día y arraigarnos en ti, cantar con la vida tu bondad, pues tu amor y perdón son más altos que el cielo; tu fidelidad, tan cierta como el sol. Cantaré por siempre tu bondad, Señor, mi fuerza y mi esperanza eres tú. Toda la creación, todo el mundo está lleno de tu Espíritu, que es melodía de tu amor. Y cantaré por siempre tu bondad, Señor, Sí, cantaré por siempre tu bondad, Señor.
6.
Tu modo 04:26
Jesús, al contemplar en tu vida el modo que Tú tienes de tratar a los demás me dejo interpelar por tu ternura, tu forma de amar nos mueve a amar; tu trato es como el agua cristalina que limpia y acompaña el caminar. Jesús, enséñame tu modo de hacer sentir al otro más humano, que tus pasos sean mis pasos; mi modo de proceder. Jesús, hazme sentir con tus sentimientos, mirar con tu mirada, comprometer mi acción, donarme hasta la muerte por el reino, defender la vida hasta la cruz, amar a cada uno como amigo, y en la oscuridad llevar tu luz. Jesús, yo quiero ser compasivo con quien sufre, buscando la justicia, compartiendo nuestra fe, que encuentre una auténtica armonía entre lo que creo y quiero ser, mis ojos sean fuente de alegría, que abrace tu manera de ser. Quisiera conocerte, Jesús, tal como eres. Tu imagen sobre mí es lo que transformará mi corazón en uno como el tuyo que sale de sí mismo para dar; capaz de amar al Padre y los hermanos, que va sirviendo al reino en libertad.
7.
En Jesús, Ignacio de Loyola, descubriste a tu Señor, y le diste compañeros, fieles al servicio del amor. Y le diste compañeros, files al servicio del amor. Tus heridas de Pamplona pudo la ciencia curar. Cuando Dios te hirió con su gracia, vivo dejó un nuevo ideal: olvidarte de ti mismo y entregarte a los demás. Malherido en un castillo, te venció en otro el Señor. Y buscando a Dios, peregrino vas por caminos a oír su voz. Escapar del mundo quieres, y te vuelve al mundo Dios.
8.
Qué cálida es tu casa, oh Señor, Padre fiel, Creador. Qué cálida es tu casa, oh Señor, Padre fiel, Creador. Hasta los pajarillos tienen pan y un hogar y sus crías, un nido y calor; podrán crecer en paz en tu casa, mi Dios, mi Señor. Son bienaventurados los que encuentran en ti su fuerza aún en la debilidad, su gozo al caminar en tu reino, mi Dios, mi Señor. Más vale un solo día peregrino ante ti que miles instalado en mi andar, en mi seguridad; tu gracia es mi verdad, mi escudo, mi Dios, mi Señor. Qué cálido tu hogar, Señor, oh Dios, Padre fiel, Creador.
9.
Como un amigo a un amigo, Jesús, quiero conocerte para quedarme contigo compartiendo tu camino. Como un amigo a un amigo encontrarte en Nazaret, carpintero, vecino, conversador, campesino, viviendo en silencio treinta años sin brillo. Como un amigo a un amigo, Jesús, quiero conocerte para quedarme contigo compartiendo tu camino. Como un amigo a un amigo seguirte en Galilea entre el pueblo sencillo, contagiando la Noticia, liberando, llamando, encendiendo la tierra. Como un amigo a un amigo, Jesús, quiero conocerte para quedarme contigo compartiendo tu camino. Como un amigo a un amigo estar contigo en la cruz, Servidor crucificado, Salvador condenado que mueres perdonando, que te entregas gritando (bis). Como un amigo a un amigo, Jesús, quiero conocerte para quedarme contigo compartiendo tu camino. Como un amigo a un amigo verte resucitado, vencedor de la muerte, consolando, construyendo desde el fondo de la historia, repartiendo la vida. Como un amigo a un amigo, Jesús, quiero conocerte para quedarme contigo compartiendo tu camino. Como un amigo a un amigo verte, Jesús, entre la gente viviendo en silencio encendiendo la tierra servidor crucificado repartiendo la vida (bis).
10.
Te damos gracias, oh Señor porque haces maravillas en tu pueblo, Señor. Señor, Señor, Señor tú estás aquí.
11.
Señora del Camino, muéstrame la vía para llegar al Padre al lado de tu hijo. Señora del Camino, en mi oración te pido que no me dejes nunca; me siento como un niño. Dame tu luz para avanzar y en la noche oscura guíame. Hazme transparente como fue tu vientre para dar a luz la vida. Ponme con tu hijo, Señora del Camino.
12.
Jesús, Jesús, que todo ante ti se incline, Señor. Tu entrega nos abrió el camino a Dios; rostro del hombre, del mundo la Luz, Señor Jesús. Aún siendo Hijo, no retuviste ser igual a Dios; te hiciste esclavo, vaciado de ti, Señor Jesús. Jesús, Jesús, que todo el mundo te proclame Señor. Al Padre obediente hasta el final, hasta la muerte, muerte en la cruz! Señor Jesús. Jesús, (hombre verdadero), Jesús, que todo ante ti se incline, Señor.
13.
En memoria del Señor que nos ha partido el pan, en memoria del Señor somos partidos como Él. Por un mundo mejor, por un mundo de amor, porque vienen los días de justicia y de paz. En memoria del Señor que su sangre derramó, en memoria del Señor somos sangre que se da. En memoria del Señor que en su cuerpo nos amó, en memoria del Señor somos Cuerpo en comunión. En memoria del Señor compartimos todo el pan, en memoria del Señor los pobres se saciarán.

credits

released October 2, 2014

license

all rights reserved

tags

about

P. Cristóbal Fones, SJ Chile

contact / help

Contact P. Cristóbal Fones, SJ

Report this album or account